¿Exclavizas tu vitalidad?

Cada día te levantas con una cantidad de vitalidad, para gastarla en ese día.

¿Te has parado a observar a qué estás dedicando tu vitalidad, tu día, tu energía?

Si a ese trabajo, esa relación, ese proyecto al que te dedicas te da satisfacción.

O aunque te dé satisfacción es tanto el tiempo que se te pasan los días con la sensación de no tener tiempo para ti, de no saborear la vida.

En nuestra sociedad es tendencia hacer mucho afuera, con el detrimento de ser poco a dentro. Es una forma de auto exclavitud que nos imponemos.

  • Seguimos trabajando aunque estamos cansados.

  • Compramos cosas que no necesitamos.

  • Somos proactivos a veces a costa de los cuidados.

  • Hacemos mucho y tenemos pocos espacios de sentirnos bien, estress.

  • Tenemos la costumbre de poner nuestra energía afuera y nos cuesta darnos tiempo, espacio, cuidados.

Renunciamos a la satisfacción, por el sueño de ser un gran profesional, de tener una vida cómoda, de seguir con esta pareja aunque no me siento vivo o pertenecer al estándar de la sociedad.

Renunciar a lo que necesitamos nos enferma de muchas formas:

  • Teniendo éxito profesional, personal y baja autoestima.

  • Pérdida de salud psicofísica.

  • Creando relaciones donde no hay intimidad, son poco nutritivas

  • Viviendo desconectados de nosotros: nuestro cuerpo, emociones y sexualidad.

Sé consciente de cómo usas tu energía y serás consciente de tu vida.

Desde hoy mismo puedes comenzar a observar en qué pones tu energía y cómo te sienta esa relación, ese trabajo, ese horario.

Sólo observa y déjate sentir como estás tú ahí.

Esta simple mirada te va a dar mucha información y el nuevo paso que necesitas dar hacia ti, para vivirte con menos deberías y más libertad de tus ideas.

Es el comienzo a conectarte contigo, a comprender qué necesitas y cómo puedes ir soltando hábitos insatisfactorios que te alejan de sentirte a gusto contigo.

A más contacto contigo podrás afinar más en qué necesitas y qué no de afuera.

Estarás en contacto con tu fortaleza para acompañarte en los cambios que quieras incluir y podrás elegir de forma más responsable y libre con qué quieres colorear tu vida.

En los talleres y sesiones que imparto dedicamos siempre un espacio de observación a cómo estamos, cómo nos sentimos, y esto poco a poco va creando un hábito, un sabor y unas ganas de seguir en ello.

Veo cómo os trae relajación con vosotros mismos y dulzura en acompañaros en vuestro camino.

A más vitalidad más capacidad de disfrutar en tus relaciones, en la sexualidad.

Cuando estamos cansados es difícil tener relaciones satisfactorias, si no estamos a gusto con nosotros, qué tenemos para compartir.

Una relación sexual es un compartir tu propio placer por estar vivo/a, por sentirte en tu piel , en tu fuego.

Toda relación sexual comienza por estar a gusto en ti y desde ahí compartes tu vitalidad.

 

Pushya Alfonso Jiménez.

Imagen: Lechon Kirb

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X