El gozo sucede ahora

El gozo sucede en el momento presente

Un bebé nace conectado a su capacidad de gozo, disfruta de ser alimentado, de los cuidados, llora cuando se siente displaciente. Al comenzar a moverse por sí mismo va hacia lo que le gusta y se aleja de lo que ya no tiene interés para él.

Conforme vamos creciendo esta brújula de ir hacia lo gozoso, se ha ido empañando con los deberías de la sociedad y la necesidad de aprobación externa.

En muchas ocasiones cuando fuimos niños/as tuvimos que adaptarnos al ambiente exterior de la familia, de los iguales para ser aceptado y querido.

En la infancia no puedes permitirte no ser cuidado y querido en tu ambiente, es vital para el niño/a. Por ello aprendimos a alejarnos de nuestra verdad, y de nuestra conexión con el gozo y de la necesidad de sentirnos a gusto con nosotros .

Posponer lo que nos gusta, lo gozoso por ser amados en el futuro es un hábito donde una y otra vez nos abandonamos para ser reconocidos por los ojos del otro/a y dejamos de amarnos a nosotros mismos por la mirada externa.

Es un hábito que afecta a nuestra vitalidad y a la actitud de estar en la vida: nutridos y radiantes o desnutridos y carentes.

Estos viejos  hábitos solo requieren de nuestra presencia y observación, de mirar una y otra vez que es lo que te mantiene disfrutando momento a momento, como me relaciono con lo gozoso en el día a día, en mi trabajo, como me alimento, en el caminar, en mi forma de relacionarme y de hacer el amor.

¿Qué necesitas para hoy estar más gozoso contigo, allí donde estés?

Si quieres estar al día de mis propuestas y de todo lo que voy descubriendo, únete a la comunidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X